Tengo ganas de risas raquel
Obra poética

Elvio E. Gandolfo

Precio: $2000
Comprar Libro
Colección: ( Aura ( Colección Contemporánea
Autor/a: Elvio E. Gandolfo
Año: 2022
Páginas: 496
ISBN: 978-950-698-499-1
Prologuista: Roberto Appratto
Director/a: Martín Prieto
Peso: 500 gramos
Dimensiones: 21x14 cm
Disponible: Si
Idioma: Español
Reseña

Depende, desde luego.

Porque si nos desintegramos al fin

con nada de ruido, o algo,

o mucho ruido,

también ellos, al fin y al cabo

tan pequeños, de vidas tan relativamente

cortas, se desintegrarán.

Los golpeará el granizo,

o serán derribados por groseros

rifles infantiles de aire comprimido,

o morirán algunas veces

de puro viejos, como nosotros

pero no se dedicarán, me parece,

a seguir cantando (como pájaros

más bien automáticos, mecánicos),

para que el poeta se sienta bien,

un poco echado hacia atrás,

meditabundo, encontrando

la imagen, y muera un poco menos solo

encontrando la línea exacta en la

que él se irá,

y seguirán los pájaros cantando.


Tengo ganas de risas raquel reúne por primera vez la obra poética de Elvio E. Gandolfo, desde los poemas aparecidos en los setenta en las publicaciones colectivas De lagrimales y cachimbas, Poesía viva de Rosario y La huella de los pájaros hasta el primer y segundo trimestre de El año de Stevenson.

«Como si fuera un arqueólogo de su tiempo, Elvio se permite ser un observador de lo que le pasa, de lo que le ha pasado, de lo íntimo casi inconfesable, y a la vez de los sucesivos estallidos que los libros y las películas pueden producir en la escritura. Todo puede ser: cualquier asunto, por trivial que parezca, por doloroso que sea, pasa por estos poemas. En la lectura, calma o veloz, el asombro recorre estas páginas. El asombro, pero también la sonrisa».

Roberto Appratto
Prólogo

 

En la prensa
«La poesía de Gandolfo dialoga con esas otras zonas liminales de su obra. Su quehacer poético diríase una máquina diseñada para producir ideas idiotas con inteligencia. Una inteligencia superior que se muestre en la idiotez (en el mejor sentido, no el patológico) es un tipo especial de genialidad». 
En Página 12

«Como un aristócrata, el texto que aparece como epílogo del libro, traza el recorrido autobiográfico de Gandolfo en relación a la cultura, la poesía, las revistas literarias y la tipografía».
En Página 12

La vida ama incluso a los que no la ven: tres poemas de Elvio Gandolfo
En Eterna Cadencia

El título del libro proviene de un poema del uruguayo Humberto Megget (1926-1951), revelación fuerte en la juventud, y según aclara Gandolfo en una nota preliminar “expresa el estado de ánimo de mucho de lo que incluye el volumen”».
Por Osbaldo Aguirre para Revista Ñ 

«Las casi 500 páginas que componen el libro intercalan el asombro por lo cotidiano y el detalle, presentes en los poemas, con las ilustraciones del artista rosarino Max Cachimba. Prologado por Roberto Appratto, el volumen condensa de forma cronológica los 53 años de gesta poética de este narrador nacido en 1947, autor de una vasta obra que incluye cuentos, novelas, crónicas y ensayos».
En Página 12


«Como una biblia bastarda, Tengo ganas de risas raquel es de esos libros que uno puede abrir en cualquier página, en una hoja aleatoria, sin mirar, sólo guiándose por la suerte, posar el dedo en un poema, en un verso y leerlo en voz alta, recitarlo, adueñarse de esas palabras, de ese concepto, de ese juego lingüístico —el asombro y la sonrisa— y clavárselo en la mente durante todo el día».
Por Luciano Sáliche para Infobae

«En la poesía, como en la narrativa, Gandolfo apela al habla para configurar ese mundo privado. Asiste a lo que le ha pasado con una dicción simple pero atenta a lo complejo. Valga como ejemplo este poema: "Cada cual / aunque odie en parte / a la ciudad / o la vea / como un / plato hondo / de sopa / chata dilatada calurosa / elige una zona que ama. // El lugar donde besó / las pocas cuadras donde / no sabe por qué / entra como / en una novela / o en un cuento. // Pienso en la mía: / San Martín desde San Lorenzo / al río. […]" ("Las zonas particulares"). Cada verso, una escena, una pequeña historia en la que encuentra una forma gracias a la respiración entre verso y verso».
Roberto Appratto para Escaramuza

«Celebrado como narrador, traductor y crítico cultural, Elvio Gandolfo se pasó 35 años sin publicar un libro de poemas, pero jamás dejó de escribir versos. Topográficos y sexuales. Hiteros, piadosos, especulativos. De brazadas largas o de saque y volea».
Martín E. Graziano para Brecha




Editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos
La UNER en Facebook La UNER en Instagram
whatsapp