Advertencia: Las compras realizadas del 30/12/2020 al 04/02/2021 serán despachadas el 05/02/2021 debido a receso institucional.

Cronosí­ntesis

Emma Barrandéguy

Precio: $900
Comprar Libro
Colección: El País del Sauce
Autor/a: Emma Barrandéguy
Año: 2016
Páginas: 321
ISBN: 978-950-698-388-8
Peso: 520 gramos
Dimensiones: 23 x 16
Disponible: Si
Idioma: Español
Reseña


«De un lado del tapial la llaman con un nombre y del otro lado le dicen brocamelia, pero la planta está del lado que la llaman rosa de Jericó. Como no es egoísta, da flores para los dos lados y estas comienzan siendo grandes y blancas para marchitarse cambiando al rojo, como avergonzadas, pero siempre muy hermosas». La rosa infinita, flor que los poetas y los teólogos vienen soñando desde hace siglos, tiene también, como este fragmento lo propone, su lado «vecinal». En la cima de ese tapial, frontera frágil entre lo íntimo y lo público, la rosa de Jericó brinda, a todos por igual, su generosa belleza.

Nacida en Gualeguay, Emma Barrandéguy (1914-2006) compartió, desde su juventud, la lucha estética y política con Juan L. Ortiz, Carlos Mastronardi y Amaro Villanueva. En 1937 se instaló en Buenos Aires donde integró junto con Mario Bunge el proyecto de la Universidad Obrera, trabajó en el diario Crítica y durante 22 años fue secretaria de Salvadora Medina Onrubia de Botana. Escribió poemas, crónicas periodísticas y libros que, como El andamio (1964), Crónica de medio siglo (1986) o Habitaciones (2002), definen una obra ya reconocida. Reconciliándose con su lugar natal, en 1976 regresó a Gualeguay. Desde ese momento y hasta poco antes de su muerte, en diciembre de 2006, publicó regularmente en el diario local, El Debate Pregón, artículos que nunca fueron reunidos en libro. En estos textos, que tienen precisamente el encanto de lo vecinal, Emma Barrandéguy encuentra, en un raro equilibrio, un tono singular para relacionarse con lo próximo o el prójimo. Como señala Evangelina Franzot, responsable de esta edición: «Detrás de una aparente sencillez y con un registro desenfadado y sin grandilocuencias, Barrandéguy logra decir, logra sostener un diálogo con los seguidores del diario, a quienes parece proponerles distintas alternativas de lectura. Por lo menos dos: una que roza la anécdota y lo cotidiano, accesible a todo lector, y otra que parece estar reservada a un interlocutor atento, capaz de pactar con su ironía, con lo sugerido, con lo no expresado».

Cronosíntesis, término que aúna la crónica y la brevedad, se completa con textos de una revista hecha entre amigos, La Loca de al Lado, notas críticas, un anexo, una cronología y una bibliografía. Una oportunidad única para conocer a esta escritora múltiple y excepcional.

 

[AUDIO] Evangelina Franzot, nos introduce en una galaxia impar a través del legado insurrecto de Emma Barrandeguy.
Sergio Delgado: "Quiero creer que la felicidad de su escritura estaba probablemente en estas breves crónicas, estas cronosíntesis, donde sin pretender más valor que el circunstancial, se conjura al mismo tiempo el presente y el pasado, y se sale al encuentro de los vecinos, esperando como retorno, cuanto mucho, una visita, un llamado telefónico, una carta o, por qué no, una flor, aunque más no sea robada", en SOBRE EMMA BARRANDÉGUY.

En la prensa
Emma, la del gesto pícaro y la escritura luminosa - Diario Mirador

Recomendado por la librería Eterna Cadencia

Recomendado por Clarín

"Autora de libros como El andamio, Crónica de medio siglo y Habitaciones, Emma Barrandéguy, escritora y periodista, nació en Gualeguay en 1914 y compartió universo con Juan L. Ortiz, Carlos Mastronardi y Mario Bunge, entre otros. Un extracto del prólogo a Cronosíntesis (EDUNER) para conocer a esta escritora múltiple y excepcional."
Evangelina Franzot para Eterna Cadencia

"En ‘Homenaje a Carlos Mastronardi’, breve nota aparecida en junio de 1977 en el diario El Debate Pregón de Gualeguay, y recopilada en el volumen Cronosíntesis, que Eduner publicó a fines de 2016, Emma Barrandéguy señala en ‘Luz de provincia’ un aspecto capital de efectos bastante paradójicos. En ese poema, el más retocado en la historia de la literatura argentina, Mastronardi rememora su infancia y su comarca natal con una laboriosa discreción que logra promover ‘el conocimiento de la provincia y el conocimiento total de sí mismo’. Labor y recato abren la muy vasta extensión del paisaje y del recuerdo de modo que queden sólida y, tratándose de Mastronardi, serenamente fundidos (...)"
Nora Avaro para Clarín

Emma Barrandéguy en Buenos Aires - Edgardo Lois para Periódico desde Boedo

Editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos
La UNER en Facebook La UNER en Instagram